Guayaquil nos despide con lluvias torrenciales

            Salíamos de Guayaquil y las lluvias eran impresionantes, el parabrisas de La Nube parecía un colador y Eliana se encargaba de retener las goteras, Brisa limpia los vidrios por dentro y Francisco dormía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: