Jamás hay que dejar apagar el fuego de tu alma, sino avivarlo.

Fuego, armar una fogata en familia, mas de una hora juntando ramitas que solo durarán un instante en llama pero toda la vida en nuestros recuerdos

Jamás hay que dejar apagar el fuego de tu alma, sino avivarlo.
Jamás hay que dejar apagar el fuego de tu alma, sino avivarlo.